RUTINA DIARIA

RUTINA DIARIA
El mantener un ritmo diario, ayuda a los niños-niñas a mantener un estado de calma emocional, una sensación de seguridad permanente porque su vida se traduce en una serie de acontecimientos rutinarios que ya conoce y en los cuales, anticipadamente, puede participar. Para los adultos es una plataforma que sostiene y exige menos energía.
Los niños-as durante una mañana en el jardín transitan por diferentes períodos que siempre los mismos. Iniciándose con el ingreso al aula, preparación de alimentos, juego libre, ronda, colación, patio, cuento y termina cuando se van a la casa.
Son varios los elementos que dan vida y sentido a la rutina diaria, por ejemplo, que los niños-as participen activamente por ejemplo preparando pan, poniendo la mesa, lavando, entre otras; que puedan moverse libremente y explorar su cuerpo; que puedan vivir su mundo infantil a través del juego; que puedan transitar en períodos de concentración y expansión a través del canto; que las actividades tengan un sentido; que hayan espacios de silencio y para hablar y que el diseño de la rutina de cada grupo responde a sus necesidades.
La rutina que desarrollamos principalmente se realiza en el jardín y un día a la semana con una caminata.

CAMINATAS
La caminata o el día de cerro, se considera una extensión de aula, esto quiere decir que no es solo un paseo sino más bien una instancia de aprendizaje de sí mismo en la naturaleza, de apropiarse del propio cuerpo desarrollando habilidades motrices, estéticas, corporales, sociales y valórica como el respeto por la naturaleza.
Para los que se integran al jardín por primera vez las caminatas podrían ser 1 o 2 meses después de la fecha de su ingreso. Así también su permanencia en esta actividad será acotada, progresiva y en compañía de un adulto significativo.
Dependiendo de la observación del grupo, es que se traza el recorrido de caminata, siendo gradual a lo largo del año.
El ideal es que la familia en casa también desarrolle caminatas los fines de semana para ir manteniendo un trabajo mancomunado sobre la experiencia que vive el niño-a en ambos entornos.

OBSERVACION DEL NIÑO
En el jardín, en los distintos periodos de la rutina diaria, las docentes observamos y registramos comportamientos de los niños-as. Estos registros se sintetizan en nuestra planilla que está basada en hitos del desarrollo según la edad y otros.
Para que este documento esté realmente completo y sea un registro detallado de esta etapa, es que se les solicita a los padres completar anualmente las fichas de situación médica, anamnesis y semestralmente ritmos diarios.
La finalidad de este escrito es determinar el estado de desarrollo y las necesidades en ese momento, para luego proponer sugerencias de trabajo. Las sugerencias constituyen una guía para los padres y el equipo docente para organizarnos y actuar en conjunto por el bienestar del niño-a.
Dentro de las sugerencias puede haber derivaciones, tanto para los padres como para el menor, a otros profesionales ya sean del ámbito antroposófico o no, por ejemplo, masaje rítmico, terapia psicológica, canto, música, terapia ocupacional, fonoaudiólogo, psicomotricidad, hipoterapia, pediatras, otorrino según se considere necesario para acompañar el proceso.
A través de una reunión individual semestral, se les presenta a los padres el informe.