Vivimos rodeados e inmersos de ritmos. Por ejemplo, la naturaleza nos rodea con la alternancia del día y la noche, las fases de la luna, el ciclo de las estaciones, entre otros; en nosotros viven ritmos como el latido del corazón, la respiración, la fertilidad. Cada elemento vivo tiene un ritmo propio.

Como los pequeños están centrados en el cuerpo y la imitación, el ritmo se convierte en una de las claves importantes a la hora de educar. El ritmo constituye una guía para la vida, creando hábitos a partir del ritmo diario, semanal y anual.

Sostener un ritmo diario, ayuda a los infantes a mantener un estado de calma emocional, una sensación de seguridad permanente porque su vida se traduce en una serie de acontecimientos rutinarios que ya conoce y en los cuales, anticipadamente, puede participar.

CAMINATAS
Desde el año 2010, Casanido propone asistir una vez a la semana al Parque Metropolitano de Santiago como parte de su Proyecto Educativo Institucional (PEI). En el año 2020 y debido a la pandemia, la propuesta es desarrollar las jornadas, todos los días en las dependencias del cerro San Cristóbal.

Las caminatas, se consideran una extensión del aula, siendo una instancia de aprendizaje en la naturaleza, teniendo como objetivo favorecer el movimiento corporal, potenciar el juego, la creatividad, imaginación, resolución de problemas, consciencia medio ambiental, la relación consigo mismo y con los pares fortaleciendo habilidades sociales y trabajo en equipo entre niños-as de su edad.

El desarrollo de la rutina es progresiva y flexible en términos de ruta, la cual se inicia realizando tramos de poca distancia, incorporando paulatinamente recorridos más complejos en cuanto a tiempo de caminata, características del terreno, permanencia dentro del grupo y límites espaciales.

El ideal es que las familias de la comunidad, en casa también desarrollen caminatas cada fin de semana para mantener un trabajo mancomunado sobre la experiencia que vive el niño-a en ambos entornos.

OBSERVACIÓN DEL NIÑO
En los distintos periodos de la rutina diaria, las docentes observamos y registramos comportamientos de los niños y niñas. Estos registros se sintetizan en la elaboración de un documento individual basado en hitos del desarrollo según la edad y etapa de maduración.

Para que este documento esté completo y detallado, se solicita a los padres completar el registro de información médica y anamnesis, además de actualizar semestralmente la ficha de ritmos diarios.

La finalidad de este escrito es acompañar el estado de desarrollo y las necesidades en ese momento, mediante sugerencias de trabajo las cuales se presentan a los padres a través de una reunión individual semestral.

Las sugerencias constituyen una guía para los adultos (padres, familia extendida, cuidadores, docentes) para organizarnos y actuar en conjunto por el bienestar del niño o niña. Dentro de las sugerencias pueden existir derivaciones a otros profesionales, tanto a los padres como para el menor, por ejemplo, masaje rítmico, terapia psicológica, cantoterapia, terapia ocupacional, fonoaudiólogo, psicomotricidad, hipoterapia, pediatras, otorrino según se considere necesario para el proceso.