Iniciativa Waldorf

la iniciativa waldorf CasaNido establece sus directrices hacia el respeto del desarrollo humano, considerando la individualidad, tiempo de maduración ya sean físicos, anímicos y/o espirituales y necesidades propias de la etapa evolutiva en la que se encuentran los niños y niñas que recibe

Cuando observamos a un menor de 7 años ¿Qué vemos?

Vemos a un niño que está en constante movimiento, imita todo lo que ve, gusta de la naturaleza, expresa sus necesidades, juega, contempla el mundo circundante, necesita amor, limites, alimentarse y dormir bien para poder desarrollarse sanamente.

Sobre la base de esta observación es que la iniciativa waldorf Casanido establece sus directrices hacia el respeto del desarrollo humano, considerando la individualidad, tiempo de maduración ya sean físicos, anímicos y/o espirituales y necesidades propias de la etapa evolutiva en la que se encuentran los niños y niñas que pretende atender.

Consideramos 2 ejes centrales para apoyar estos procesos humanos son el calor y el amor. Estos ejes centrales son transversales en todo quehacer de esta iniciativa siendo reflejados en:

  • En su aspecto físico es un lugar acogedor, cálido, tranquilo que en sus materiales proyecta las necesidades del grupo al cual acoge. Los niños y niñas en este espacio pueden desarrollar labores propias de una casa y con ello potenciar sus diferentes áreas de aprendizaje.
  • En su aspecto humano cuenta con personas que están en un camino de auto educación, mirando y puliendo su propia biografía con la finalidad de ser cada día mejor convirtiéndonos en humanos dignos de imitar. Entendemos que compartimos caminos de aprendizaje tanto niños como adultos, nos nutrimos juntos en este proceso.
  • En su aspecto espiritual apoya su labor en el gran hogar que es la naturaleza. Las actividades que se realizan al aire libre como ir a caminar al cerro una vez por semana brinda la posibilidad de vivenciar las transformaciones de las estaciones de año, permite que cada niño y niña sienta su propio cuerpo, se relacione de manera diferente con sus pares, desarrolle la imaginación y alimente su alma solo como la naturaleza sabe hacerlo.
  • En su aspecto comunitario establece vínculos con otros profesionales de diferentes áreas que se complementan y apoyan la labor educativa para acompañar a los docentes y a los padres en su trabajo diario con los niños y niñas por ejemplo psicóloga, pediatras, psicomotricista, fonoaudióloga y terapeutas.
  • En su aspecto curricular y metodológico en la observación diaria del juego libre y espontáneo que desarrollan los niños y niñas entendiendo que ésta es su forma de aprendizaje tanto en ámbitos cognitivos, sociales, motrices como emocionales.